¿Se ha perdido patrimonio cultural durante la pandemia?

El director general de Patrimonio Cultural de la Junta, Gumersindo Bueno, expresó esta semana en Zamora su “preocupación” por la “progresiva pérdida” de ese tipo de patrimonio, “acelerada” durante el tiempo de pandemia. “Tenemos que ser conscientes de que, si la pandemia ha tenido incidencia especial en el patrimonio cultural, ha sido en el patrimonio inmaterial. No se han podido celebrar y mantener muchos ritos y costumbres y la pandemia se ha cebado especialmente en el colectivo de personas mayores que, en muchos casos, eran los portadores reales, los que habían conocido esas prácticas y costumbres de forma cotidiana”, explicó.

“Estamos muy concienciados de la necesidad de impulsar la reflexión, estudio e identificación de prácticas de patrimonio inmaterial, costumbres y oficios tradicionales que nos une a un tiempo pasado”, añadió.

Gumersindo Bueno hizo estas declaraciones en el Museo Etnográfico de Castilla y León, en la capital zamorana, antes de participar en las II ‘Jornadas técnicas de creadores, protagonistas y portadores del Patrimonio Cultural Inmaterial’, organizadas por la Administración autonómica y orientadas a “reconocer y dar cuenta” de la representatividad del patrimonio cultural inmaterial, de su aportación e importancia social y cultural, y para dar a conocer los problemas que deben afrontar ante los procesos de homogeneización cultural, movilidad, desarraigo social y nuevas tecnologías, entre otros factores, que influyen en su pervivencia y vitalidad.

“Queremos impulsar estos foros de análisis y trabajar en las declaraciones de Bienes de Interés Cultural de tipo inmaterial. Queremos que las Jornadas se vayan consolidando en Zamora. Nuestro objetivo es que este seminario, que empezó el año pasado con timidez por las circunstancias y que continúa este año con más actividades y ponencias, se consolide como una cita anual para hablar de patrimonio inmaterial”, indicó.

Mascaradas de invierno

El director general recordó que se ha hecho una incoación de las mascaradas de invierno de la Comunidad autónoma como Bien de Interés Cultural de tipo inmaterial, para cuya resolución hay un plazo de dos años. “Estamos trabajando bien y contentos por el interés que suscita esa incoación. En cuanto a las declaraciones de Patrimonio Mundial, estamos colaborando con Portugal, que va a presentar esa candidatura a la Unesco”, apuntó.

«Es una estrategia colaborar con otro país porque España está limitada en cuanto a la posibilidad de presentar candidaturas. Haciéndolo con otro país, es una candidatura internacional, con un país no tan representando en lista de declaraciones de patrimonio mundial. Es una buena estrategia”, consideró.

Por su parte, el director del MECyL, Pepe Calvo, valoró que la Dirección General de Patrimonio Culturalhaya elegido por segundo año “llevar las Jornadas al Museo Etnográfico porque, además del interés de ahondar en la materia, nos permite recibir aquí a ponentes de toda España”, además de destacar que se trata de “uno de los platos fuertes del cuatrimestre” dentro de la programación del Museo.
Desde ayer, las Jornadas contaron con ponentes de las universidades de Burgos, Castilla-La Mancha, Rovira I Virgili y Valladolid, además de profesionales de los Museos de Palencia, la Diputación de Soria, el Conservatorio Superior de Música de Castilla y León y el Museo Etnográfico de Castilla y León. También participaron los etnógrafos Óscar Ruiz, Óscar Julián González, Emilio Ruiz, Raúl Benito y David Álvarez y, para cerrar cada sesión, hubo actuaciones del grupo Bajo Duero, mostrando las danzas y paloteos de Zamora, y del músico tradicional Maximiliano Arce, de Rabanal del Camino (León).

Por último, Benito Arnáiz, técnico etnólogo de la Dirección General de Patrimonio Cultural, recordó que las Jornadas tienen, entre sus objetivos, colaborar con el MECyL como centro de exposiciones, de análisis y de documentación de la cultura.

“Las Jornadas insisten en la necesidad de seguir documentando el patrimonio cultural inmaterial por su fragilidad. Está custodiado y representado por personas y grupos sociales sometidos a muchos vaivenes y se ha insistido en colaborar entre diferentes instituciones para apoyar a las comunidades portadoras de patrimonio cultural inmaterial”, dijo. “Se estructuran en una parte de análisis antropológico y teórico, mostrar experiencias y buenas prácticas de diferentes instituciones, asociaciones y fundaciones y traer protagonistas de la tradición y hacer representaciones y actuaciones musicales”, concluyó.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.