Madonna desata la locura en Barcelona

La ambición rubia llegó a Epaña para presentar las canciones de su nuevo disco, ‘MDNA’, y lo hizo en un concierto de más de dos horas, con una puesta en escena cinematográfica, coreografías continuas en las que no faltaron los símbolos marca de la casa, como la iconografía religiosa y su gusto extremo por los crucifijos.

En lo alto de un altar, como una virgen totalmente cubierta con un velo negro, coronada y con una metralleta, Madonna dio el pistoletazo de salida con ‘Girl gone wild’, un disparo casi literal, pues también iba armada en ‘Revolver’ y en ‘Gang bang’, donde protagonizó una sangrienta escena en la habitación de un motel.

La oscuridad y los simbología cristiana cuando saltó al escenario convertida en majorette, y que incluía un mensaje muy personal: ha cantado el estribillo del ‘Born this way’ de Lady Gaga , quizá para evidenciar el parecido entre ambas, en su día se dijo que su discípula la había copiado.

Y es que más que un tributo, la alusión a la cantante fue una puya, pues justo después repitió varias veces ‘She’s not me’; por si había alguna duda de quién ocupa a día de hoy lo más alto de la música pop.

A sus 54 años, Madonna se pasó todo el recital dando saltos, escalando, haciendo funambulismo sobre cuerdas elásticas, a rastras por el suelo o siendo sacudida por sus bailarines: el mantra ‘soy biónica, soy supersónica’ se ha escuchado de fondo mientras cantaba alguna que otra canción.

El primer respiro llegó casi en en el ecuador, cuando cantó ‘Masterpiece’, el tema principal de su última película como directora, ‘W.E’, que cantó junto al grupo vasco Kalakan, que han aprovechado para cantar en euskera ‘Sagarra jo’, en el momento más exótico y surrealista de todo el recital.

El tema ha ido precedido de uno de los pocos momentos de interacción con el público. “Todos formamos parte del mismo ADN, somos uno, estamos unidos, no importa de que color es nuestra piel, nuestras creencias o la orientación sexual que tengamos, tenemos un única alma”, ha dicho.

El vestuario diseñado por Jean Paul Gaultier, que lució especialmente en ‘Vogue’, que entonó con una reinterpretación del célebre sujetador de conos de principios de los 90, esta vez convertido en un negro corsé de dominatrix, pero con elegante camisa blanca y corbata negra.

Poco a poco la ropa ha ido desapareciendo, y aunque en Estambul enseñó un pecho y en Roma se bajó los pantalones, en Barcelona se ha mostrado algo más comedida, y ha aprovechado que estaba semidesnuda para cantar una insólita versión de ‘Like a Virgin’ en acústico, acompañada únicamente de un piano.

La religión volvió hacia el final del concierto, aunque esta vez fue una estética budista la elegida para ‘I’m a sinner’, sólo un preludio para el apoteosis de ‘Like a prayer’, con coro de gospel incluido, y una Madonna que por fin se ha soltado la melena, hasta entonces perfectamente peinada.

El toque de las campanas que abrió el concierto volvió para anunciar el cierre: la fiesta discotequera de ‘Celebration’, ha puesto punto y final a un concierto planificado al milímetro cuajado de efectos especiales, acrobacias y música pregrabada que ha hecho las delicias de los fans y que la reina del pop repetirá en los próximos meses por todo el mundo.

Fuente:teinteresa.es / rtve.es

Deja una respuesta

INFORMACION SOBRE LA PROTECCIÓN DE DATOS

Responsable: GRUPO NOROESTE EN RED, S.L.
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios.
Legitimación: Tu consentimiento explicito marcando la aceptación de los terminos, que quedará reflejado en nuestra base de datos.
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
Contacto: [email protected].