Los Campaneiros recorren las calles de La Cuesta para celebrar la mascarada de invierno

La localidad leonesa de La Cuesta, en el término municipal de Truchas, se viste de largo este fin de semana para recibir a los Campaneiros, que recorrerán sus calles para celebrar la ancestral mascarada de invierno, una festividad declarada de Interés Turístico Provincial.

Organizada por la Asociación Trimuella, los personajes saldrán a las calles en la tarde del sábado, sobre las 18 horas, tras el atardecer. Media hora más tarde será el turno de quemar el ‘añu vieyu’, una tradición de la localidad cercana de Forna que se repite en muchas localidades del noroeste español y que se traduce en la purificación y el cambio de ciclo que supone el paso a un año nuevo.

Después de esta quema del pelele, será el momento de la música a cargo de los músicos ‘Segis y Nacho’ y finalizará con un ‘seranu’ que se acompañará con licores y cafés. El domingo, los Campaneiros volverán a las calles después de misa en la localidad de La Cuesta.
La recuperación de esta tradición fue una realidad gracias a los testimonios de los más mayores y al trabajo de la Asociación, que ha escuchado a aquellos que más saben de lo de antaño. Según Ludivina González, Joaquína Miguélez y Ludivina San Roman, mujeres que todavía vivieron la mascarada, los Campaneiros en La Cuesta se celebraban en Navidad y eran encarnados por los mozos del pueblo que se revestían con la función de perseguir a los rapaces y a las mozas y pedir el aguinaldo.

Los Campaneiros se cubrían los cuerpos con pieles y para la cara y la cabeza se fabricaban caretas con apariencia de animales, En ocasiones también se ponían cuernos o varas de madera, que tallaban los rapaces, para representar al ganado.

La iglesia, que no era amiga de estas tradiciones, obligó a cambiar la fecha de la fiesta, que pasó a celebrarse en Carnaval bajo el nombre de Trapisacos, donde muchos se tapaban la cara y otros se vestían con las peores vestiduras. La teatralización de la tradición dio lugar a la aparición de más personajes como la vieya, el toro, los galanes y la señorita que picaba al toro.

No obstante, no fue hasta el año 2018 cuando recuperaron los trajes acordes a la tradición gracias a una subvención otorgada por la Diputación de León y a una investigación llevada a cabo por la Asociación Trimuella, lo que permitió incorporar diferentes máscaras o carochas de los pueblos cercanos para hacer una representación de todas las mascaradas de la comarca cabreiresa.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.