Archive for Libros

Javier Reverte augura larga vida a la literatura de viajes

El escritor, viajero y periodista español Javier Reverte augura larga vida a la literatura de viajes porque considera que el hombre es un viajero y el viaje es “consustancial” al ser humano. Así lo señalaba este mismo mes en el marco de la  51 edición de la Feria del Libro de Valladolid, donde participó en una mesa redonda titulada ‘El viaje’ junto al científico y escritor Javier Cacho, Reverte recordó que, en la actualidad, se venden y reeditan libros que escribió hace 20 años. Su última obra es ‘Confines. Navegando aguas árticas y antárticas’.

Javier Reverte recordó que sus obras no son guías porque realiza una reflexión sobre el viaje y la historia. “Me limito a contar como una narrativa el viaje de un viajero normal, por lo que se trata de libros de lecturas”, afirmó. El autor confesó que, antes de un viaje, se documenta mucho, “todo lo que pueda”, para saber lo que se va encontrar en el país a visitar. Reconoció que “lo más interesante” en un viaje es el contacto con el otro, con hombres y mujeres de otros países. “Al final, los grandes problemas de los seres humanos se limitan a la soledad, el amor, la amistad, la miseria y la riqueza”, apuntó.

Además, animó a la gente a viajar. “Es una cosa que en España viene muy bien porque es un país que ha vivido muchos siglos encerrado en sí mismo y que de pronto salga un poco al exterior le vendrá bien aprender”, apuntó tras haber sido corresponsal en Londres, París y Londres, entre otros destinos.  Preguntado por si ya prepara algún viaje para contarlo en un libro, Reverte respondió que, en general, habla poco del futuro, “por si acaso lo dejo a la mitad”.

El otro participante en la mesa redonda que tuvo lugar en el Teatro Zorrilla fue Javier Cacho, físico, científico y escritor, además de ser el responsable de la unidad de cultura científica del Inta (Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial). Entre sus obras más famosas destacan ‘Admusen-Scott, duelo en la Antártida. La carrera al Polo Sur’; ‘Shackleton, el indomable. El explorador que nunca llegó al Polo Sur’ y ‘Nansen, maestro de la exploración polar’, publicado este año.

Cacho aprovechó el acto para destacar la figura de Nansen, al que consideró el maestro de la exploración polar, anterior a hombres como Scott, Admusen y Shackleton, pero también valoró su personalidad polifacética porque, precisó, que de haber seguido de científico hubiese quitado, probablemente, el Premio Nobel de Biología a Ramón y Cajal, ya que estudiaban el mismo tema. El escritor reconoció que Nansen es un desconocido pese a estar presente en todos los grandes exploradores, al que consideran su mentor.

María Dueñas: cambio de registro, el mismo estilo

El tiempo entre costuras’ supuso el debut por todo lo alto de María Dueñas en la literatura pues superó la barrera de las ventas para convertirse en un fenómeno editorial, de ahí que la publicación de una nueva novela despierte una gran expectación. La escritora participó hoy en la Feria del Libro de Valladolid en un encuentro que giró en torno a su última obra, ‘Las hijas del capitán’, que relata las vivencias de los españoles que durante las primeras décadas del siglo XX emigraron a América en busca de un futuro mejor.

Cambio de registro pero con sin perder el ‘estilo Dueñas’. Lejos de bloquearse con los éxitos de ventas, la escritora aseguró que trata de mantener cada proyecto editorial independiente de su anterior obra. “Intento que no se dejen influir de lo que vino antes. Me vuelco en cada libro como si fuera el primero”, indicó en una rueda de prensa previa al encuentro donde ha compartido escenario con la periodista de Televisión Castilla y León Beatriz Hernández Bilbao.

En ‘Las hijas del capitán’ narra las dificultades de miles de españoles que emigraron a América hace un siglo. En concreto, su obra se centra en los que fueron a buscarse la vida a Nueva York donde llegó a haber una colonia de 40.000 españoles en los años 30 cuando se ambienta la novela.

Dueñas cree que esas dificultades que vivieron entonces guardan cierto paralelismo con las olas de emigrantes que llegan ahora a Europa y a España. “Es gente que huye de su país, que no les ofrece ningún futuro y buscan una vida digna, que acude a deslomarse, a trabajar en lo que haga falta y son víctima de todo tipo de abusos”, describió. “Ahora lo vemos y parece que no va con nosotros, sin darnos cuenta de que esos inmigrantes que recibimos ahora éramos nosotros hace no tantas décadas”, criticó. De este modo, expresó su interés en que su obra despierte conciencia de esta situación entre sus lectores.

Durante el encuentro con los medios de comunicación, la escritora también se refirió al debate sobre si se dirige a un público femenino. “No me propongo llegar en exclusiva a las mujeres, pero como mujer me resulta fácil que mi sensibilidad conecte con la de muchas lectoras, pero no es excluyente con los hombres”, dijo. De hecho, destacó que entre su público cuenta con muchos hombres “que no tienen prejuicios”.

En todo caso, sí que reconoció que existe un sector masculino que no lee libros escritos por mujeres con visión femenina, lo que a su juicio “es injusto”. “Me molesta esa etiqueta facilona de escritora para mujeres”, añadió.

Fra Molinero recupera la dura vida de la Ponferrada de los 50 en ‘De carbón y nieve’

El escritor ponferradino Eduardo Fra Molinero retrata en su última novela, ‘De carbón y nieve’, la dura vida de la Ponferrada de los años 50, la conocida ‘Ciudad del Dólar’, a través de la historia de supervivencia de Purificación Silva, una mujer berciana de origen humilde y gran belleza, que se abre camino en un país gris, plomizo, clasista y machista, y en una sociedad local de pequeña burguesía y nuevos ricos. La novela fue presentada este jueves en La Obrera de Ponferrada.

La novela de Fra toma el pulso a aquella época, en la que la vida era difícil para todos, pero podía llegar a ser terrible para una mujer como Puri, a la que la tragedia acecha en forma de violación temprana en el seno de una familia desguazada. La protagonista parece conocer desde niña, pastora en las montañas de Ancares, los secretos de la adaptación a un medio duro, hostil y despiadado.

Este entorno provinciano, sin el oxígeno de la libertad, la impulsa a emigrar a París, donde conoce la cárcel, el amor y el éxito, aunque en todo momento conserva intacta su pureza, “como una virgen de carbón y nieve inmolada en los altares de la hipocresía”, explicó el editor de la obra, Valentín Carrera. La novela, editada por Paradiso_Gutenberg y eBooksBierzo, rememora también escenarios de la Ponferrada de la época, como el hotel Roma, las Huertas del Sacramento, el Club de Tenis o el casino La Tertulia.

En cuanto al autor, nacido en Ponferrada en 1946, Fra es profesor de Literatura en Ferrol (La Coruña), donde reside desde 1974. Su trayectoria está formada por numerosas obras en las que se percibe cierto aliento autobiográfico y una presencia constante del Bierzo, como ‘El carnaval del filósofo’ o el libro de relatos ‘El merendero de la señora Oliva’. Como autor teatral bilingüe, ha publicado ‘Gurméndez en un café de Delft’, ‘Una historia de guerra’ y ‘El sainete del diputado’.

Los ‘pueblos más bonitos’ de España ya tienen guía

La Asociación de los Pueblos más Bonitos de España, entre los que se encuentra Santiago de Peñalba, presenta su Guía oficial 2018, que en esta nueva edición engloba sus 68 localidades, incluyendo los once nuevos municipios incorporados este año. Esta obra, más extensa que en ediciones anteriores y que trae importantes novedades, invita a los usuarios a viajar por la España más bella y auténtica a través de sus casi 300 páginas, ofreciendo una completa información sobre la historia, gastronomía, fiestas y tradiciones de cada pueblo, así como las rutas más fascinantes por diversas regiones de la España rural.

El libro, que podrá adquirirse a partir de hoy, se ha editado para dar a conocer el rico patrimonio de los pequeños municipios del país, sus rincones más selectos y la gastronomía más representativa de cada zona, convirtiéndose en una herramienta de gran utilidad para el turista que busque planear un viaje de ensueño por las diferentes regiones de España.

La Guía oficial de los Pueblos más Bonitos de España 2018 trae como novedad información relativa a las estaciones de RENFE más cercanas a cada municipio y la distancia en kilómetros que hay con otros pueblos de la Asociación. Ha contado con el apoyo de patrocinadores como la operadora ferroviaria RENFE, la institución Marca España y las comunidades autónomas de La Rioja, Andalucía, Castilla-La Mancha y la Comunidad Valenciana. Esta obra ya puede adquirirse al precio de 15 euros (más gastos de envío) en la página web de la Asociación.

El presidente de la Asociación de los Pueblos más Bonitos de España, Francisco Mestre, ha destacado que la Guía “pretende descubrir al lector el gran patrimonio que encierran los pequeños municipios rurales de España” y sigue siendo fiel a los principios de la Asociación que trabaja para “demostrar la excelencia de los rincones con más encanto del país y además seguir preservando, con el compromiso de la Asociación y de nuestros pueblos, la riqueza cultural, natural e histórica que tiene España”.

 

 

Cine y literatura se rinden ante la rareza

Laura Chaparro / Sinc Nacer sano o enfermo puede depender de una mutación genética. Como reflejo de la realidad, algunas películas y novelas han querido sumergirse en estas patologías y retratar la vida de quien las sufre. Con motivo del Día Mundial de las Enfermedades Raras que se celebra el 28 de febrero hemos preguntado a asociaciones de pacientes cómo han visto tratadas sus dolencias en el cine y en la literatura. También hemos hablado con escritoras y coinciden: estas obras visibilizan y normalizan la rareza.

Acromegalia

El gigante de los Goya

En el pequeño municipio guipuzcoano de Altzo, entre 1818 y 1861, vivió Miguel Joaquín Eleizegui, un hombre con una peculiaridad: llegó a medir 2,42 metros. La historia del Gigante de Altzo, como se le apodó, se narra en la película Handia (2017), ganadora de diez premios Goya, entre ellos, mejor guion original.

‘Handia’, 2017.

 

Uno de los guionistas, José María Goenaga, contactó hace tres años con la Asociación Española de Afectados por Acromegalia. Su presidenta, Raquel Ciriza, nos cuenta que le facilitó información sobre la enfermedad cuando se estaba documentando. Según Ciriza, el guionista le recalcó que no esperara ver un reflejo de la realidad puesto que, aunque la cinta estaba basada en un personaje real, era ficción.

A su juicio, el resultado final es positivo porque muestra el sufrimiento del paciente, que en la película no recibe ningún tratamiento para controlar su dolencia, y el trato que le dan por ser diferente, convirtiéndolo en un reclamo para hacer negocio.

La acromegalia del protagonista de ‘Handia’ se produce por un exceso de secreción de la hormona del crecimiento

Lo que no acaba de concordar con la realidad es que el personaje empezara a aumentar de talla pasada la adolescencia. La acromegalia es una enfermedad endocrina que se produce por un exceso de secreción de la hormona del crecimiento debido, en la mayoría de los casos, a la presencia de un tumor benigno en la hipófisis, una glándula en la base craneal.

La enfermedad provoca agrandamiento de tejidos, órganos y extremidades, como manos y pies. “Si te ocurre en la edad adulta, tienes acromegalia y no tienes por qué ser más alto de lo normal. Sin embargo, si el exceso de la hormona se da en la infancia o en la adolescencia, se habla de gigantismo, al crecer a lo alto porque el cartílago no ha terminado de cerrar”, explica Ciriza a Sinc. En el caso del Gigante de Altzo, la enfermedad tuvo que comenzar antes de lo que narra la cinta.

Otros gigantes acromegálicos míticos de la gran pantalla fueron el temible ‘Tiburón’ de James Bond, interpretado por el actor Richard Kiel, y el leal Fezzik de La princesa prometida (1987), que representó André René Roussimoff, luchador profesional.

Acondroplasia

La baja talla no es graciosa

En el polo opuesto están las personas con acondroplasia, una enfermedad ósea en la que se interrumpe el crecimiento del cartílago y provoca extremidades más cortas y talla baja, entre otros síntomas. Películas recientes como Verano 1993 (2017) y Tres anuncios en las afueras (2017) incluyen papeles secundarios con esta patología rara.

‘Tres anuncios en las afueras’, 2017

 

En un artículo publicado en The Guardian, Eva Squire, que también tiene la dolencia, denuncia el trato discriminatorio y cómico que se da al personaje de Tres anuncios en las afueras, interpretado por Peter Dinklage. “En películas sigue siendo imposible encontrar personajes complejos, serios, que se enfrenten a conflictos derivados o no de su enanismo. Aparecen como comparsas para poner un toque cómico u ofrecer un contraste”, señalan a Sinc desde la Fundación ALPE Acondroplasia.

“Sigue siendo imposible encontrar personajes complejos que se enfrenten a conflictos derivados o no de su enanismo”, se quejan los pacientes

Para estos pacientes la única excepción es Vías cruzadas (2003). Interpretada también por Dinklage –muy conocido por su participación en Juego de Tronos–, la película narra de forma realista cómo es vivir con la enfermedad. “Dinklage es un modelo para nosotros. Lo admiramos y valoramos muchísimo. Ha conseguido lo que ningún actor con acondroplasia ni otras formas de enanismo había logrado antes: triunfar por su calidad como actor”, resaltan.

En Willow (1988) o El Inolvidable Simon Birch (1998) los protagonistas también presentan formas de enanismo, aunque no acondroplasia. Desde ALPE admiten una pequeña evolución, sobre todo en televisión. “Conseguimos que en el programa 1, 2, 3 se suspendiera la aparición regular de Tati y Quieti, dos personas con acondroplasia que actuaban como hijos díscolos de un hombre vestido de mujer”, subrayan.

Esclerosis lateral amiotrófica

Más allá de Stephen Hawking


‘Breve historia de mi vida’, de Hawking, 2014

 

La ELA –esclerosis lateral amiotrófica– es otra enfermedad rara que ha aparecido en la gran pantalla. La teoría del todo (2014) narra la vida de Stephen Hawking, el famoso físico al que le diagnosticaron la dolencia neuromuscular cuando tenía 21 años.

Basada en las memorias de su exmujer, Jane Hawking, la cinta no refleja de forma realista cómo es la vida de un paciente, en opinión de Rosa María Sanz, gerente de la Asociación Española de ELA. “Es aún más duro y el avance de la enfermedad, en general, bastante más rápido”, alega.

Esta enfermedad del sistema nervioso central se caracteriza por una degeneración progresiva de las neuronas motoras en la corteza cerebral, el tronco del encéfalo y la médula espinal. La consecuencia es una debilidad muscular que puede avanzar hasta la parálisis.

En el libro Breve historia de mi vida (2014) Hawking hace balance de su carrera y narra cómo ha afrontado la ELA. “¿Por qué tenía que pasarme a mí? En aquel momento pensé que mi vida había terminado y que jamás desarrollaría el potencial que sentía que tenía. Sin embargo, ahora, cincuenta años después, puedo estar satisfecho con mi vida”, escribió.

Según Sanz, el científico es un caso especial, que no representa a la mayoría de los pacientes, y la película no se centra en la ELA y en su evolución, sino en su caso concreto. “Se echa en falta ver cómo se enfrena un enfermo a la aceptación de la enfermedad y de qué forma va viviendo los duelos de las sucesivas pérdidas que va sufriendo. Tampoco se ven las tomas de decisiones familiares o personales en cuanto a muerte y vida”, mantiene.

Síndrome de Treacher Collins

“Sé que no soy un niño de diez años normal”

En Wonder (2017), Julia Roberts y Owen Wilson interpretan a los padres de August “Auggie” Pullman, un niño con el síndrome de Treacher Collins. La película está basada en el libro homónimo que escribió Raquel Jaramillo Palacio. “Sé que no soy un niño de diez años normal”, afirma Auggie en la novela. Tanto él como el resto de personajes de la obra son ficticios.

‘Wonder’, 2017

 

El síndrome de Treacher Collins es una malformación craneofacial congénita que se caracteriza principalmente por la ausencia de pómulos, orejas, paladar hendido, problemas digestivos y respiratorios. En el libro Auggie habla de las veintisiete operaciones que le han practicado, algo bastante realista. No obstante, a juicio de Marisa Gil, presidenta de la Asociación Nacional Síndrome de Treacher Collins, tanto la novela como la película suavizan la realidad.

En ‘Wonder’ se echa en falta la visión de los padres y cómo concilian el trabajo y la familia con la vida en los hospitales

“Es una adaptación que no refleja la vida real de un niño con el síndrome, ya que no es normal que los padres se permitan el lujo de dejar de trabajar para dar clase a su hijo, que empiece el colegio en 5º de primaria, ni mucho menos llevar un casco”, sostiene.

Para evitar las miradas y los cuchicheos de los demás, Auggie usa durante varios años un casco de astronauta que le regala una amiga de su hermana. En el libro el narrador empieza siendo el niño pero luego también lo son su hermana y sus amigos, lo que permite conocer sus puntos de vista. Sin embargo, no aparece la visión de los progenitores.

“Falta cómo lo ven los propios padres y cómo tratan de conciliar el trabajo y la familia con los hospitales”, comenta Gil. Lo que le parece positivo para la visibilidad de la enfermedad es que en la película participen actores de la talla de Julia Roberts y Owen Wilson.

Ataxia de Friedreich

Pacientes y escritoras

El legado de Marie Schlau’, 2017

Salvo en el caso de Stephen Hawking, los escritores o directores de los libros y películas que hemos mencionado no son pacientes, algo que cambia con El legado de Marie Schlau (2014). Se trata de una novela colectiva escrita por 17 autoras, casi todas mujeres, y la mayoría, con ataxia de Friedreich. Los fondos recaudados con su venta son para investigar la dolencia.

La ataxia de Friedreich es una enfermedad neurodegenerativa hereditaria que produce lesiones progresivas en el sistema nervioso y provoca debilidad muscular, problemas de habla y cardiopatías, entre otros síntomas. Fue la filóloga y paciente María Blasco Gamarra quien tuvo la idea de esta obra colectiva.

“Pensé que en diferentes partes del mundo tendría que haber personas con la misma enfermedad y un objetivo común: invertir en investigación biomédica para encontrar algún tratamiento eficaz”, declara. Se puso en contacto con la asociación BabelFAmily, que impulsó  el proyecto y tradujo el texto de forma altruista. Las autoras de la novela proceden de España, Australia, Estados Unidos, México, Portugal, Reino Unido y Sudáfrica. Una de ellas, Nicola Batty, falleció antes de que se publicara.

La protagonista del libro, la joven Marie Schlau, sufre la enfermedad en la primera mitad del siglo XIX, antes de que se diagnostique. Aunque es una obra de ficción, aparecen personajes reales como el neurólogo Nikolaus Friedreich, que describió la dolencia en 1863. En la novela, Marie transmite la enfermedad a su tataranieto Ron. “Soy prisionera de un código genético que se ceba en mis descendientes”, se lamenta la joven en el libro.

Aunque las ventas no están siendo elevadas, Blasco Gamarra es optimista porque lo recaudado financia proyectos de investigación. “Los beneficiarios no somos únicamente nosotros, los pacientes, sino toda la humanidad”, recalca.

Síndrome de Ehlers-Danlos

La terapia de una madre
rarity

Rarity’, 2015

 

Tras varios años sin saber qué le pasaba a su hijo, y descartado el autismo y el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (que tenía su otra hija), un genetista resolvió el misterio: sufría el síndrome de Ehlers-Danlos de tipo vascular. “El diagnóstico fue devastador”, recuerda Deborah A. Roach.

Esta enfermedad rara engloba a un grupo de trastornos hereditarios incurables caracterizados por articulaciones extremadamente laxas, piel muy elástica donde se forman hematomas con facilidad y vasos sanguíneos que se dañan fácilmente. Los pacientes que sufren el síndrome vascular, como el hijo de Deborah, tienen una probabilidad muy alta de una ruptura de un órgano o un vaso sanguíneo principal.

Tras volcarse en su hijo, hablar con otros pacientes y aprenderlo todo del síndrome, Deborah acudió a un terapeuta. “Quería asegurarme de que no estaba tan atrapada por el diagnóstico como para olvidarme de vivir”, señala. Como terapia se le ocurrió escribir un libro de ficción en el que apareciera la enfermedad, Rarity (2015) –Rareza en castellano–.

La novela es una historia de amor adolescente en la que los protagonistas luchan contra muchos obstáculos, entre ellos, el síndrome. La acogida por los pacientes fue muy buena, aunque para algunos fue como un jarro de agua fría. “Conocen los datos –una esperanza de vida corta– pero procuran ocultar esa información en lo más recóndito de sus mentes”, explica la escritora.

Síndrome de Williams

Enfermos de confianza

La periodista Jennifer Latson recuerda muy bien cuándo fue la primera vez que escuchó hablar del síndrome de Williams: en una noticia. En ella se describía a los pacientes como personas biológicamente incapaces de desconfiar. “Al principio me sorprendió escuchar que esto se consideraba un trastorno porque parecía algo que deberíamos celebrar, no curar”, reconoce.

“Eli es el único adolescente que he conocido que le decía a su madre varias veces al día: ‘Te quiero mamá, eres la mejor”

Cuando investigó la enfermedad genética conoció los síntomas más graves que la acompañan, como problemas cardiovasculares, algún tipo de retraso mental o rasgos faciales alargados. Conoció a Eli D’Angelo, que tenía el síndrome y a su madre Gayle, y los siguió de cerca durante tres años, cuando Eli tuvo entre doce y quince años. Ese período lo plasmó en el libro The boy who loved too much (2017) –El chico que amaba demasiado, en castellano–.

“Eli es el único adolescente que he conocido que le decía a su madre varias veces al día: ‘Te quiero mamá, eres la mejor”, destaca la periodista. Las asociaciones de pacientes le agradecieron que dedicara el libro al síndrome y que utilizara un lenguaje accesible para el público general, evitando tecnicismos médicos.

La novela narra la difícil decisión de la madre, que debe elegir entre proteger a su hijo del resto del mundo para evitar que sufra o darle más libertad, a pesar de los reveses que surjan. Una tesitura que también se refleja en otras obras y que conocen bien las madres y padres de cualquier menor con una enfermedad. Gracias al cine y la literatura, estas familias, tan diferentes y parecidas a las demás, se sienten cada vez menos raras.

El festival de cine de las enfermedades raras

El festival Disorder. / Erica Derrickson

En este festival no hay perdedores. Todos ganan, sobre todo, los pacientes. A sus fundadores, Bo Bigelow y Daniel DeFabio, se les ocurrió la idea tras grabar dos películas sobre las enfermedades raras que sufrían sus hijos. “Queríamos crear un festival donde pudiéramos mostrar nuestras películas, seleccionar otras y reunir a una audiencia que incluyera activistas, investigadores, médicos y compañías farmacéuticas”, resume Bigelow a Sinc.

Disorder: The Rare Disease Film Festival se celebró en Cambridge (EE UU) el pasado mes de octubre y reunió treinta cintas, entre ellas la española Cuerdas (2013), que en 2014 se llevó el Goya al mejor corto de animación. Otros países representados fueron Polonia, Irán, Canadá, Estados Unidos y Reino Unido. Los organizadores quieren llegar a las 7.000 películas, tantas como enfermedades raras y para conseguirlo, ponen en contacto a directores con pacientes que quieran ver su enfermedad en la pantalla.

El manuscrito de fuego

Alfonso del Río  Es novela histórica porque la acción está situada en 1532, cuando Fernando de Rojas rozaba ya los sesenta años de edad. Y es negra no solo porque exista un crimen que debe ser resuelto, sino porque el autor le ha insuflado -en especial a través de los diálogos- unas buenas dosis de crítica social, cultural y política.

Nos estamos refiriendo a la novela que hoy nos ocupa, titulada ‘El manuscrito de fuego’, cuyo autor es Luis García Jambrina y que ha sido editada por Espasa. El 2 de febrero de 1532 en Bejar, D. Francisco de Zúñiga, antiguo hombre del placer del emperador Carlos V, es asesinado. La emperatriz Isabel de Portugal le encarga las pesquisas al autor de La Celestina, un Fernando de Rojas ya crepuscular.

La tarea no va a ser fácil, pues eran muchos y muy poderosos los enemigos de ‘Francesillo’ a causa de su lengua mordaz. Conforme se desarrolla la investigación, conocemos los entresijos de una época tan fascinante como escandalosa, así como la complicada vida de este irreverente bufón.

Luis García Jambrina mezcla a la perfección personajes reales y de ficción, hechos históricos y sucesos surgidos de su imaginación, sin que el lector llegue a distinguir los unos de los otros. El resultado es una historia apasionante en la que cuestiones como la tensión entre el poder civil y la iglesia, la rivalidad entre la vieja nobleza castellana y los nuevos gobernantes venidos de Flandes, o las guerras imperiales en Europa no solo enmarcan la acción sino que se integran en ella.

 

Literatura autoeditada, ¿el futuro de la novela española?

Los datos demuestran que la literatura autoeditada existe y se consolida como un sector en auge llamado a pujar como entidad propia en un mercado literario que cuenta con un importante número de autores que encuentran en la autoedición el camino.

Manuel Blanco, autor de La Tebaida, el discípulo número XIII, es uno de esos escritores que han elegido la autoedición: “tenemos que olvidarnos del tabú de que un libro autoeditado es malo. Cuando decidí publicar mi novela barajé muchas opciones y me decidí por la autoedición después de comprobar que existían editoriales que trabajan de forma profesional, minuciosa y, sobre todo, con criterio y control de calidad”.

 

Manuel Blanco

 

«La Tebaida, el discípulo número XIII» ha sido la mejor novela histórica de 2017 de  Círculo Rojo, editorial que este 2018 cumple 10 años la editorial Y en el camino ha puesto en las librerías las palabras de más de 7.500 autores y registrado más de 10.000 ISBNS en el Ministerio de Cultura, respondiendo así a la llamada creciente de escritores, muchos de ellos noveles, que no encontraban alternativas para publicar sus libros. Alberto Cerezuela fundó esta editorial debido a las dificultades que él mismo tenía para publicar un libro y Círculo Rojo revolucionó el panorama literario español aportando profesionalización y haciendo que los escritores noveles pudieran editar sus obras y sentirse como cualquier autor reconocido, acudiendo a las principales ferias del libro.

Círculo Rojo ejemplifica la vocación innovadora que la autoedición asume en elementos antes inexistentes como los booktrailers, audiolibros, expositores, planes de marketing, organización de eventos o incluso una plataforma exclusiva para que los autores consulten sus ventas en tiempo real.

Hablar de autoedición no es, por tanto, sinónimo de libro electrónico o publicaciones amateur. La autoedición aglutina disciplinas integradoras que buscan abarcar un terreno en el que lo digital no es, ni mucho menos, enemigo de los formatos tradicionales, sino una plataforma de lanzamiento perfecta para contenidos autoeditados y de calidad, así como un complemento que aporta múltiples recursos a las ediciones físicas de los relatos y novelas publicadas.

Alberto Cerezuela, presidente de la editorial Círculo Rojo, subraya que “gracias al bagaje de esta editorial, pionera en autopublicación, hoy en día ya no sólo se publican las obras de autores noveles, sino que el catálogo recoge escritores de renombre (algunos finalistas de los Premios Planeta o Azorín) y sus libros aparecen en programas de televisión de relevancia nacional”.

El desarrollo editorial, en todos sus ámbitos y formatos, se presenta así como piedra angular para la supervivencia de la palabra escrita dentro del mundo digital. Un nuevo tablero de juego en el que muchos autores eligen la autoedición como lanzadera literaria manteniendo el criterio y profesionalidad que cualquier obra literaria merece.

Libros de mercadillo: leer sale barato

Pedro González Hace un buen puñado de años en mi primer año de carrera (yo estudiaba letras), una de mis profesoras nos dijo unas palabras que se me grabaron a fuego en la mente: “Si ustedes quieren sacar algo en claro de esta carrera deben viajar mucho y leer mucho”. Recuerdo también lo que yo le respondí: “pero es que somos estudiantes y viajar sale muy caro”, “pues lea usted” me espetó seca y directa.

Y vaya si le hice caso. He viajado todo lo que he podido pero desde luego he leído muchísimo más. Con mis primeras becas me surtía de material para las clases y también dejaba caer entre mis manos algún capricho en forma de novela. Casi siempre compraba en librerías de las de toda la vida, aunque internet también fue un buen escaparate de productos.

El mercadillo, paraíso del lector

Nunca me había parado en los puestos de libros que te sueles encontrar en casi todas las ferias, en las playas, mercadillos… pero en una de mis visitas a Madrid conocí el Mercado de libros de la Cuesta de Moyano. Había de todo y desde un euro en adelante. Una maravilla. Casi te los vendían al peso.

Me enamoré de repente de los libros de segunda mano. Libros de mercadillo. La gran mayoría están en perfectas condiciones. Pero algunos vienen subrayados o con alguna sorpresa entre sus páginas. Eso es algo que me fascina, algo que los hace todavía más vivos. Sólo el hecho de tener entre tus manos un libro que ya haya leído otra persona lo hace especial. En una ocasión y a modo de marca páginas me encontré en un ejemplar de “Memorias de Adriano” un billete de tren Florencia-Roma. Vaya historia pensé… este libro ha viajado bastante hasta acabar en mi estantería. Casi hasta me dio lástima terminarlo de leer y colocarlo entre “Yo Claudio” y “Los Placeres en Roma”.

Pero a lo que vamos: la lectura a día de hoy es una de las pocas actividades culturales que casi cualquier bolsillo puede soportar. Es obvio que hay que pagar por la música, el teatro, el cine… y por supuesto también por la literatura. A través del pago dignificamos tanto la tarea del autor como la propia finalidad de la obra. Pero para las exiguas carteras de estudiantes, jóvenes y no tan jóvenes que no se acercan a las librerías por el precio, ahí están esos puestos de libros a “granel”.

El consejo de la profesora

Estamos en verano. Hay fiestas en casi todas partes y mercadillos no faltan desde luego. Dudo mucho que no se encuentren con una mesa larga cargada de libros de todo tipo a precios increíbles. No se trata de competir con las librerías. Se trata de encontrar romanticismo y cultura en la “segunda mano”.

Viajen, como nos aconsejaba aquella profesora; y si los tiempos son difíciles lean. El mercado de la segunda mano llevará a sus casas grandes textos que seguramente no encontrarían en una librería, solamente por el hecho de no haberse atrevido a entrar. Rebusquen y ese ejemplar de “La Isla del Tesoro” que siempre quiso aparecerá, o “El Principito” para sus hijos esperará sentado en la luna a que lo rescaten del montón.

La cultura tiene un precio, pero no siempre tiene que ser inalcanzable, pero eso ya es harina de otro costal.

El mayor hotel literario del mundo está en Portugal

El hotel The Literary Man, en Óbidos (Portugal) es un destino de ensueño para los ratones de biblioteca. Un viejo convento del siglo XVIII a poco más de 70 kilómetros de Lisboa alberga hoy un hotel con más de 50.000 libros entre sus paredes.

El nombre, más evocador, imposible es The Literary Man. En su haber cuenta con una variada colección de 50.000 títulos, aunque el objetivo de su promotor, el escritor Telmo Faria, es alcanzar en un horizonte cercano los 100.000 volúmenes, gracias a acuerdos con editoriales y a donaciones de particulares.

Pero la lectura no se limita a los espacios comunes, pues algunas habitaciones están dedicadas a autores célebres, entre los que, claro está, se encuentran varios famosos escritores portugueses.

Pero la historia no acaba ahí. Porque Óbidos fue declarada Ciudad Literaria por la Unesco en el año 2015 cuenta con librerías en rincones de lo más insólito como la Livraria de Santiago, situada en la antigua iglesia de Sao Tiago, la Livraria do Mercado, o la Livraria da Adega, que permite, además, la degustación de vinos. ¿Qué mejor lugar para construir el mayor hotel literario del mundo?

Mejor invitación no podríamos pedir, los precios de las habitaciones, algunas de ellas decoradas con materiales reutilizables van desde los 85 euros (desayuno incluido). Si quieres conocer más, te invitamos a que visites su página web.

Fuente y fotografías: La Vanguardia

Los Maragatos: La palabra empeñada, Luis Alonso Luengo y la historia de “La Posada en Madrid”

Pedro González Cuando por tierras maragatas se habla de sus moradores rara es la vez en la que no aparece a colación de las conversaciones el tema de la palabra empeñada. Esa idea que rodea al oriundo de La Somoza y que viene a decir que la honradez de un maragato alcanza tales límites que su mera palabra sirve como pago o adelanto. El verbo del maragato pesa tanto como el oro se podría decir.

Luis Alonso Luengo

Don Luis Alonso Luengo (Astorga 1907, Madrid 2003), en su obra “Los Maragatos, su origen, su estirpe, sus modos” (1981), relata una “curiosa estampa” de Mesonero Romanos incorporada a sus “Escenas matritenses” bajo el título “La posada o España en Madrid”.

Es de gran interés transcribir completa dicha historia para dar un poco más de claridad a este asunto de la palabra empeñada maragata:

Se trataba de la subasta de un “parador y herrador a fuego y en frío” situado en el último trozo de la calle de Toledo. Su dueño -llamado Cabezal- lo ponía en venta reservándose para él la propiedad del edificio. Era de noche y en el ancho vestíbulo de la posada, a la luz de un farol colgado de las vigas, estaban sentados “Cabezal”, el dueño, embozado en su manta de Palencia, y su adjunto “herrador”, apoyado en su bastón de fresno, y de pie “en respetuoso grupo circular -subraya Mesonero- todos los aspirantes y mantenedores de aquella lid”: un andaluz de Utrera, un catalán de Granollers, un asturiano, un aragonés, un gallego, un castellano viejo, un manchego -en fin, “toda España en Madrid”-.

Comenzó la ceremonia “con un sentido razonamiento” –dice Mesonero- del buen Cabezal, del “estado financiero” del negocio, “beneficios y gastos” y del “balance de sus almacenes y mobiliarios”. Y abrió la puja de la que era condición -al parecer- el ir depositando en oro el importe de la misma o presentar garantías reales -en fincas o negocios- de su pago.

Entre un murmullo ascendente, ofrece el gallego 200 reales; sube el catalán a 300 libras; luego el aragonés a 300 pesos “mondos y redondos”; alza la subasta el manchego a “mil pesos dobles justos y limpios” que -dice “hay dentro de este taleguillo”- y muestra, con jactancia, a la luz del farol, una bolsa repleta-.

Hay un silencio expectante, seguido de un profuso rumor desaprobando la fanfarronería del manchego.

Y es entonces cuando, adelantándose al interior del círculo, “un honrado maragato -dice Mesonero- hecha la señal de la cruz, tosió dos veces, escupió miró enderredor y, quitándose modestamente el sombrero, prorrumpió en estas razones”:

-“Con permiso del señor manchego y de toda la concurrencia, yo, Alfonso Barrientos, natural y vecino de Murias de Rechibaldo, en el Obispado de Astorga, parezco de cuerpo presente y digo que, aunque no vengo tan prevenido como el señor que acaba de hablar, traigo, sin embargo, otro argumento que no le va en zaga a su saquillo de arpillera, y mi argumento y este tesoro, es mi palabra, nunca desmentida, es mi crédito harto conocido entre las gentes que se ocupan del tráfico interior. Saque el señor herrero un papelillo de los que le sirven para envolver su cigarro y déjeme poner en él tan sólo mi rúbrica y ella acreditará y hará buena la palabra de que Alfonso Barrientos ha de entregar mil y doscientos pesos por el traspaso del parador.”

-“¡Viva el Reino de León!, ¡viva la honradez maragata! (exclamaron estrepitosamente los concurrentes), y al diablo la fanfarronería de la tierra llana.”

Quedó mohíno el manchego. Pero luego riéndose dijo:

-“No me asustan todas las firmas leonesas. Uno a mi saquillo de oro, otro con doscientos doblones más.”

-“Apunte vuestra merced señor herrador (dijo con calma el maragato) que Alfonso Barrientos da dos mil pesos fuertes con su firma en este papel.”

¿Hay quién da más?, dijo el subastador. ¿Vale la palabra del maragato frente al oro del manchego?

-Vale. No hay más que hablar.

Y se deshizo el círculo de pujadores. Se levantó Cabezal. Se apagó el farol. Y se fueron todos desperdigando calle Toledo arriba bajo la noche de Madrid.

Ruego no se ofenda ningún lector manchego. Sólo es una historia que pretende dar sentido al dicho tan popular de la palabra empeñada. Ni siquiera se si los maragatos de hoy en día seguimos siendo tan honrados como recordaba Alonso Luengo. Ojalá fuese así. No obstante ahí queda eso, y el que quiera entender que entienda, pues es palabra de un maragato. Palabra empeñada.