Los títeres desembarcan en la provincia de León

La novena edición del Festival de Títeres ‘Reino de León’, organizado por la Diputación de León, se celebrará los días 11, 12, 18 y 19 de agosto con el Monasterrio de Carracedo como epicentro, pero llegará también Castrofuerte, Toral de los Guzmanes, Valdefresno y Matadeón de los Oteros.

Así lo anunció hoy el diputado de Cultura, Miguel Ángel Fernández, que explicó que el objetivo es “llevar la cultura por la geografía leonesa, para que todos, desde los más pequeños hasta las personas mayores, puedan disfrutar de ella en todas sus facetas”.

El programa se iniciará el 11 de agosto con ‘Una de princesas, dragones y dentistas…’, a cago de Los Bufones (Argentina), en el Monasterio de Carracedo y ‘Fabularia, la cigarra y la hormiga’, de La Carreta Teatro (España) en la Casa de Cultura de Castrofuerte. Ambas representaciones se repetirán el 12 de agosto en el claustro del Palacio de Toral de los Guzmanes y el Monasterio de Carracedo, respectivamente.

El 18 de agosto de llevarán a escela ‘A bout du fil’, de la Compañía Pelele (Francia) en el Monasterio de Carracedo e ‘Historia de media suela’, de Fernán Cardama (Argentina), en la piscina municipal de Valdefresno. Estas actuaciones llegarán el día 19 de agosto a las antiguas escuelas de Matadeón de los Oteros y el Monasterio de Carracedo, respectivamente.

 

La reivindicación minera invade las paredes del Museo de Sabero

Miriam Badiola El Museo de la Siderurgia y la Minería de Sabero (León) se ha propuesto un reto: intentar meter el graffiti dentro de las paredes del museo y dar libertad a ocho grafiteros para plasmar su idea sobre la minería.

Así lo asegura el director del Museo, Roberto Fernández, quien se muestra entusiasmado ante la nueva exposición temporal que se podrá visitar desde este viernes hasta el día 12 de septiembre y que, bajo el nombre ‘Del carbón al graffiti’, pretende trasladar la reivindicación de las cuencas mineras a las paredes del Museo.

La exposición nace inspirada en los graffitis que se encuentran en las calles de las cuencas mieras, donde el declive producido por el desmantelamiento de su principal sustento económico sirvió de acicate para que los jóvenes salieran a la calle y utilizaran el ‘spray’ como arma de reivindicación.

“Queremos meter el graffiti dentro del Museo y dar libertad a los artistas para que plasmen sus ideas”, explica Roberto. Unas ideas que deben centrarse en la la minería “tanto bajo tierra, es decir, el trabajo, las herramientas, los peligros, como en el exterior, la propia vida de la minería, los conflictos que protagoniza o la cultura minera en sí misma”.

Ocho son los artistas que durante tres días han dado rienda suelta a su imaginación y han plasmado, en un espacio limitado de 4 metros de ancho por 2,5 de alto, su visión personal sobre la minería, que a alguno de ellos les afecta de cerca, al ser procedentes de cuencas mineras.

Sin embargo, el propio director del Museo explica que “no se buscaba que los artistas procedieran de cuencas mineras, sino que queríamos más diversidad para así tener más diversidad y ver cómo se ve desde otro punto de vista más aislado de las cuencas”.

Ocho artistas conocidos en el mundo del graffiti, con una gran calidad en cuanto técnica y expresión, que durante tres días han plasmado en las dos plantas del edificio de Sabero unas obras de arte que, una vez llegado el 12 de septiembre, desaparecerá por completo, ya que serán tapadas con pintura.

Carlos S. Campillo

Artistas

Procedente de La Robla, Alejandro Lorenzana, muestra en su obra el entorno industrial en el que ha crecido y basándose en conceptos del caos y orden muestra una realidad gris en un universo distópico, donde los momentos más bellos y poéticos son contemplados a través de amasijos de hierros.

También de la villa roblana, Daniel Casado, conocido como Smog, es un artista autodidacta que centra su obra en el realismo, cuya vinculación familiar con el mundo minero ha hecho que parte de su trabajo recoja aspectos relacionados con ello.

De León procede Guillermo Martín, Eser, que lleva en el mundo del graffiti profesional dese los 20 años, trabajando para varias empresas de interiorismo, y asegura que su forma en entender la vida es a través de la pinura.

David Esteban, Dadospuntocero, es otro leonés que enfoca su estilo en el foto-realismo, lo que le lleva a crear unos murales que impactan tanto por su acabado como su mensaje.

Con más de doce años de experiencia con el spray y varios galardones en concurso de graffiti, el leonés Manuel García se dedica a la decoración profesional tanto a pequeña escala, con cuadros, lienzos, o paredes, como a gran escala, en fachadas y naves.

Desde La Bañeza, llegará a Sabero Antonio Prada, Artes Prada, un muralista que comenzó en el 2006 a pintar por afición y que se dedica a ello de forma profesional desde el año 2012, en un estilo principalmente realista.

Donostiarra de nacimiento y residente en El Bierzo, Asier Vera aprendió el arte del graffiti en Madrid y desde entonces no ha dejado de estar obsesionado con ello.

El único de fuera de la provincia de León será Javier Revilla, El Chorro, un palentino multidisciplinar y autodidacta con tres años de experiencia como muralista y más de cinco como tatuador.

Carlos S. Campillo

Sábado de circo y música en Priaranza

El patio del colegio de Villalibre acogerá este sábado 7 de julio, a partir de 19:00 horas, la Escuela de Circo Ratz Fatz con talleres infantiles de circo. A las 21:00 horas, representación del espectáculo circense, para niños y mayores, de la compañía.
La compañía de jóvenes artistas alemanes, Ratz Fatz está integrada por un grupo de unos 40 alumnos, de entre 7 y 17 años, y profesores del instituto “Goethe-Gymnasium” en Bochum (Alemania), y trabaja por todo el mundo llevando la magia del movimiento corporal y de la práctica circense.

Ratz Fatz posee varios premios en diferentes concursos de circos de jóvenes alemanes y tras el éxito obtenido en representaciones anteriores regresa al municipio de Priaranza del Bierzo, en esta ocasión para homenajear a Paco González, impulsor de esta iniciativa. La entrada será gratuita.

También el sábado, 7 de julio, a las 21:00 horas, el Castillo de Cornatel será el escenario del concierto de Raúl Vázquez, compositor multiinstrumentista berciano, que presenta su nuevo disco Synesthesia. El precio de la entrada serán 3 euros.

Verónica Forqué, Premio de Honor en el XXI Festival de Cortometrajes de Astorga

La actriz madrileña Verónica Forqué, ganadora de cuatro goyas, será la agraciada con el premio de Honor del Festival de Cine de Astorga y participará en la Gala de Clausura astorgana el 8 de septiembre, según anunció hoy el alcalde, Arsenio García Fuentes.

La intérprete participará también en una recepción con medios de comunicación en la Casa Consistorial, junto al alcalde de Astorga, el director del Festival, Luismi Alonso y el la concejala de Cultura, María Emilia Villanueva.

El Festival de Cine “ha decidido conceder a Verónica Forqué, este premio como reconocimiento a sus más de 40 años de trayectoria cinematográfica, en los que ha trabajado a las órdenes de directores como Fernando Trueba, Pedro Almodóvar o Luis García Berlanga, pero que también ha sido directora de cine y teatro, o directora escénica con Woody Allen en ‘Adulterios’”, explicó la concejala de Cultura.

“Este año el Festival ‘Ciudad de Astorga’ hace una mención especial a la mujer en el cine y en la historia y creemos que Verónica Forqué encarna valores de una mujer fuerte y muy reputada dentro del séptimo arte”, añadió el alcalde de Astorga.

El director del Festival de Cine Luis Miguel Alonso Guadalupe puso de manifiesto que de esta forma el Festival de Cine de Astorga “cierra un ciclo con la Familia Forqué dado que por que ya en la segunda edición de este certamen, en 1999, el Premio de Honor fue para su padre, José María Forqué. En esa edición, Astorga contó con una película que habla de ella: ‘Atraco a las Tres’, en la que salen las mantecadas de ciudad”, recordó Luis Miguel Gualupe.

El Festival de Cine de Astorga es un certamen cinematográfico que se celebra anualmente a principios del mes de septiembre en la ciudad leonesa de Astorga desde 1998. Actualmente cuenta con 17 categorías y más de 16.000 euros en premios.

En estos veinte años de experiencia han pasado por la alfombra del Festival de Astorga algunos de los directores y actores más reconocibles del cine español. Profesionales de la dirección como Fernando Colomo, Pedro Olea, Mario Camus, Javier Fesser, Elias Querejeta, Jaime Chavarrí, Montxo Armendariz o José Luis Cuerda; actores como Santiago Segura, Carlos Iglesias o el leonés Carmelo Gómez y escritores como Luís Alberto Cuenca, han recibido un merecido premio a toda una vida relaciona de un modo u otro con el cine y han dejado su huella en el Festival de Cortometrajes de Astorga.

Arte y mundo actual sobre lienzos históricos

Carlos Tabernero Desde la moderna tecnología que diseña algoritmos alfanuméricos en el instante para crear nuevos e infinitos lenguajes digitales, hasta una tipografía con siglos de historia y apegada de manera indisoluble a las paredes de una ciudad y una universidad ocho veces centenaria, pasando por lo que los propios muros dicen sobre la desigualdad de género o lo que su destrucción supondría para nuestra concepción de la realidad. Y todo ello, bajo el manto de la luz, que con su aparición y desaparición en distintas formas, conforma lo que la retina del que observa guarda para sí, transformando a sus ojos espacios monumentales tantas veces vistos pero ahora diferentes ante el paso de la vanguardia.

Ese intercambio de “experiencias e ideas, enlazando formas y sonidos” que a su vez “provocan nuevas reflexiones”, es lo que ofrecen desde el jueves y hasta el domingo las obras de los cuatro artistas invitados al festival Luz y Vanguardias de Salamanca, auspiciado por Iberdrola y el Ayuntamiento de Salamanca, y que bajo el nuevo Comisariado de Lorena Martínez del Corral tuvo a bien contar con el escocés Charles Sandison, la hispano-mexicana Darya von Berner, y los nacionales Eugenio Ampudia y Juan López, para intervenir sobre cuatro espacios históricos y monumentales de Salamanca como son la Catedral Nueva, la Fachada Histórica de la Universidad, el Convento de San Esteban o la novedad de esta tercera edición: el recién restaurado Palacio de Monterrey.

Obra:` VTR ´ en el palacio de Monterrey, obra de Juan López.

 

Ese es el lugar donde el joven artista Juan López (Alto Maliaño, Cantabria, 1979) expone desde el jueves su ‘VTR’, una obra donde el tradicional ‘vítor’ asociado a los nuevos doctores de la Universidad de Salamanca aparece reflejado en distintas formas para establecer una reflexión sobre el espacio donde se ubica, la piedra de Villamayor tan característica de los edificios históricos salmantinos. Y es que, como el propio autor explica, la obra se enmarca en un trabajo más extenso a nivel artístico donde busca “relaciones entre la tipografía, la caligrafía, la arquitectura y los espacios”, de manera que los símbolos, como marcas, queden registrados como forma de “habitar las ciudades y el entorno urbano”.

Pero, ¿qué sucedería si ese entorno desapareciese, si la realidad tal y como la conocemos se sumiese en un caos que la hiciese irreconocible? A partir de esa idea, el vallisoletano Eugenio Ampudia (Melgar, Valladolid, 1958), ofrece con ‘La realidad no es imprescindible’ una catástrofe en forma de huracán, que arroya todo a su paso, incluso, de manera imaginaria, la fachada del Convento de San Esteban donde se ubica la obra, para reflexionar sobre el asidero que supone la realidad conocida y “el campo demasiado etéreo para sujetarnos” que plantea la desaparición de esta última. El objetivo que se plantea el recientemente premiado como mejor artista español vivo en ARCO18 es “poner al espectador en situación de emergencia” para explicarle su visión “sobre el mundo en el que estamos”. Un mundo que, para el creador vallisoletano, vive “cosas que pueden hacer que todo sea diferente”.

Proyección internacional

Pero si López y Ampudia representan la variante nacional de la mezcla entre luz y vanguardia, arte y ‘videomapping’, la proyección internacional de este tipo de creación, en un festival que cada vez acoge a un “mayor número de creadores de todo el mundo”, como explica su director, Alberto Mariñas, la ponen dos artistas de reconocido prestigio como el escocés afincado en Finlandia, Charles Sandison, y la hispano-mexicana Darya von Berner.

Obra “Ouroboros, 2018” en la catedral, del artista Charles Sandison. / David Arranz

 

Sandison (Haltwhistle, Reino Unido, 1969) escoge en este caso la Catedral Nueva de Salamanca para generar y proyectar textos de luz sobre las paredes donde los algoritmos alfanuméricos, las palabras sencillas, y los números y signos digitales, conforman una amalgama de símbolos que, no obstante, y como relata la comisaria del festival, Lorena Martínez del Corral, están “cargados de emociones y sensaciones que se multiplican y van interactuando”. ‘Ouroboros 2018’, que es como se llama la obra, oculta así a los ojos del espectador, de forma espectacular, uno de los edificios más imponentes de Salamanca como es la Catedral Nueva para tratar de encontrar el origen o la ‘piedra filosofal’ del lenguaje digital en la era de Internet a través de “lo que sale de las computadoras, que están llenas de respuestas a las preguntas de la Humanidad”, como explica el propio autor.

Obra `Veravenus´en la fachada de la universidad, de la artista Darya Von Berner.

 

Desde una perspectiva diferente aborda la hispano-mexicana Darya von Berner (México, 1960) su intervención en la Fachada Histórica de la Universidad de Salamanca. Y es que, basándose en el test de Bechdel, que mide la presencia activa de personajes femeninos en el cine y la importancia de sus roles, la artista hispano-mexicana denuncia que en la Fachada Rica del Estudio salmantino la proporción de mujeres-hombres es de 1 a 4, por lo que utiliza el mito y la figura de Venus para, apareciendo en plenitud sobre la imagen icónica de la Universidad salmantina, transformar la fachada durante unos instantes y, con ello, la visión de los presentes porque “algo se transforma en la mirada del espectador, que no vuelve a ver la Fachada de la misma manera”.

Esta ‘intervención’ sobre la mirada del transeúnte, salmantino o visitante, es común al propósito de las obras de los cuatro artistas invitados al festival Luz y Vanguardias de Salamanca, puesto que con sus creaciones, transforman la visión que el espectador tiene de los cuatro lienzos históricos en los que, cada noche hasta el domingo, descansan ‘VTR’, ‘La realidad no es imprescindible’, ‘Ouroboros 2018’ y ‘Veravenus’, las obras que a través de la luz, la vanguardia y las nuevas tecnologías, relacionan mundo actual y arte sobre la piedra dorada de los monumentos salmantinos.

Foto de portadaObra: `La realidad no es imprescindible´ en la fachada de los dominicos del artista Eugenio Ampudia. / David Arranz

Javier Reverte augura larga vida a la literatura de viajes

El escritor, viajero y periodista español Javier Reverte augura larga vida a la literatura de viajes porque considera que el hombre es un viajero y el viaje es “consustancial” al ser humano. Así lo señalaba este mismo mes en el marco de la  51 edición de la Feria del Libro de Valladolid, donde participó en una mesa redonda titulada ‘El viaje’ junto al científico y escritor Javier Cacho, Reverte recordó que, en la actualidad, se venden y reeditan libros que escribió hace 20 años. Su última obra es ‘Confines. Navegando aguas árticas y antárticas’.

Javier Reverte recordó que sus obras no son guías porque realiza una reflexión sobre el viaje y la historia. “Me limito a contar como una narrativa el viaje de un viajero normal, por lo que se trata de libros de lecturas”, afirmó. El autor confesó que, antes de un viaje, se documenta mucho, “todo lo que pueda”, para saber lo que se va encontrar en el país a visitar. Reconoció que “lo más interesante” en un viaje es el contacto con el otro, con hombres y mujeres de otros países. “Al final, los grandes problemas de los seres humanos se limitan a la soledad, el amor, la amistad, la miseria y la riqueza”, apuntó.

Además, animó a la gente a viajar. “Es una cosa que en España viene muy bien porque es un país que ha vivido muchos siglos encerrado en sí mismo y que de pronto salga un poco al exterior le vendrá bien aprender”, apuntó tras haber sido corresponsal en Londres, París y Londres, entre otros destinos.  Preguntado por si ya prepara algún viaje para contarlo en un libro, Reverte respondió que, en general, habla poco del futuro, “por si acaso lo dejo a la mitad”.

El otro participante en la mesa redonda que tuvo lugar en el Teatro Zorrilla fue Javier Cacho, físico, científico y escritor, además de ser el responsable de la unidad de cultura científica del Inta (Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial). Entre sus obras más famosas destacan ‘Admusen-Scott, duelo en la Antártida. La carrera al Polo Sur’; ‘Shackleton, el indomable. El explorador que nunca llegó al Polo Sur’ y ‘Nansen, maestro de la exploración polar’, publicado este año.

Cacho aprovechó el acto para destacar la figura de Nansen, al que consideró el maestro de la exploración polar, anterior a hombres como Scott, Admusen y Shackleton, pero también valoró su personalidad polifacética porque, precisó, que de haber seguido de científico hubiese quitado, probablemente, el Premio Nobel de Biología a Ramón y Cajal, ya que estudiaban el mismo tema. El escritor reconoció que Nansen es un desconocido pese a estar presente en todos los grandes exploradores, al que consideran su mentor.

María Dueñas: cambio de registro, el mismo estilo

El tiempo entre costuras’ supuso el debut por todo lo alto de María Dueñas en la literatura pues superó la barrera de las ventas para convertirse en un fenómeno editorial, de ahí que la publicación de una nueva novela despierte una gran expectación. La escritora participó hoy en la Feria del Libro de Valladolid en un encuentro que giró en torno a su última obra, ‘Las hijas del capitán’, que relata las vivencias de los españoles que durante las primeras décadas del siglo XX emigraron a América en busca de un futuro mejor.

Cambio de registro pero con sin perder el ‘estilo Dueñas’. Lejos de bloquearse con los éxitos de ventas, la escritora aseguró que trata de mantener cada proyecto editorial independiente de su anterior obra. “Intento que no se dejen influir de lo que vino antes. Me vuelco en cada libro como si fuera el primero”, indicó en una rueda de prensa previa al encuentro donde ha compartido escenario con la periodista de Televisión Castilla y León Beatriz Hernández Bilbao.

En ‘Las hijas del capitán’ narra las dificultades de miles de españoles que emigraron a América hace un siglo. En concreto, su obra se centra en los que fueron a buscarse la vida a Nueva York donde llegó a haber una colonia de 40.000 españoles en los años 30 cuando se ambienta la novela.

Dueñas cree que esas dificultades que vivieron entonces guardan cierto paralelismo con las olas de emigrantes que llegan ahora a Europa y a España. “Es gente que huye de su país, que no les ofrece ningún futuro y buscan una vida digna, que acude a deslomarse, a trabajar en lo que haga falta y son víctima de todo tipo de abusos”, describió. “Ahora lo vemos y parece que no va con nosotros, sin darnos cuenta de que esos inmigrantes que recibimos ahora éramos nosotros hace no tantas décadas”, criticó. De este modo, expresó su interés en que su obra despierte conciencia de esta situación entre sus lectores.

Durante el encuentro con los medios de comunicación, la escritora también se refirió al debate sobre si se dirige a un público femenino. “No me propongo llegar en exclusiva a las mujeres, pero como mujer me resulta fácil que mi sensibilidad conecte con la de muchas lectoras, pero no es excluyente con los hombres”, dijo. De hecho, destacó que entre su público cuenta con muchos hombres “que no tienen prejuicios”.

En todo caso, sí que reconoció que existe un sector masculino que no lee libros escritos por mujeres con visión femenina, lo que a su juicio “es injusto”. “Me molesta esa etiqueta facilona de escritora para mujeres”, añadió.

La mina, en plastilina

En el interior de una oscura galería, apenas iluminada por un par de lámparas de aceite, un picador trabaja afanoso arrancando el carbón de la veta, con su boina como casco y su desgastada camisa como uniforme. Cerca, un entibador corta con precisión un tronco de madera con su afiliado hacho, mientras al fondo el caballista dirige a su mula arrastrando un vagón repleto de carbón. Y si se observa bien se puede ver a un jilguero en su jaula de madera atento a los posibles gases de la mina para avisar cuanto antes a sus compañeros de tajo.

Esta escena se titula “Trabajo en equipo” y es una de las ocho que integran la exposición temporal “La mina en plastilina”, inaugurada la semana pasada en el Museo de la Siderurgia y la Minería de Castilla y León, en Sabero. Son escenas peculiares porque sus protagonistas, duros mineros, están hechos en realidad de la blanda plastilina.

Las características tan particulares del trabajo minero y la singularidad que lo rodea, no siempre la hace fácilmente entendible para quien no este familiarizado con ella. Por eso es necesario abordar su difusión desde un rigor técnico pero también con recursos expositivos que hagan fácilmente comprensible la labor del minero, según se destaca desde el museo. “A ello se une la práctica desaparición de la minería en las últimas décadas, que ha hecho que una buena parte de la población, especialmente la más joven, no tenga ninguna referencia de ella” apostillan.

De la necesidad de difundir la labor minera de una forma sencilla y muy dirigida a niños y jóvenes, surge esta exposición. Ocho escenas, protagonizadas por unos peculiares mineros, que al igual que los verdaderos parecen duros pero que como ellos en realidad son blandos, en este caso de plastilina. Escenas que muestran algunas de las facetas de este trabajo, tanto en la minería antigua como en la moderna, y que nos acercan de una forma amable a un trabajo difícil.

Los títulos de las escenas: “Trabajo en equipo”, “Hombre y maquina”, “Innovación”, “Lucha con la tierra”, “Imparables”, “Compañerismo”, “A cielo abierto” y “Fuente de energía”, ya anuncian su contenido, un recorrido por algunas de las características y los valores del trabajo minero. Una divertida e interesante muestra, producida por el museo y diseñada y realizada por la Fundacion Educa, responsable entre otras de la exposición “Plastihistoria de Castilla y León”.

La actividad puesta en marcha por la Consejería de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León se podrá visitar de forma gratuita hasta finales del mes de noviembre.

E

 

 

La Junta convoca ayudas para proyectos cinematográficos y audiovisuales

El Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl) publicó hoy la orden de la Consejería de Cultura y Turismo de la Junta por la que se convocan las subvenciones correspondientes al año 2018 destinadas a financiar la preproducción, producción y distribución de cortometrajes y largometrajes, documentales y de ficción, y pilotos de series de animación y de televisión.

Según las bases, el beneficiario deberá financiar el 20 por ciento del importe total de la actividad a través de sus propios recursos y la cuantía de las subvenciones no podrá superar el 50 por ciento del presupuesto total de la preproducción, producción y distribución, con el límite máximo de 50.000 euros por beneficiario.

Una nota de la Junta recoge que estas ayudas se convocan dentro del impulso a las creaciones del sector de las industrias culturales, dada la relevancia cultural de la actividad cinematográfica y audiovisual como manifestación artística y creativa, además de su importancia como herramienta para la difusión de la lengua española, para la generación de riqueza y para la promoción de la Comunidad.

La convocatoria cuenta con una dotación presupuestaria de 286.980 euros, lo que supone un incremento de más del 4 por ciento respecto a 2017 y está destinada a subvenciones para financiar la preproducción, producción y distribución de cortometrajes y largometrajes, documentales y de ficción, y pilotos de series de animación y de televisión, correspondientes al año 2018.

Cada proyecto se puede subvencionar hasta un máximo de 50.000 euros y del 50 por ciento del total del presupuesto. Como ya sucedió en la convocatoria de 2017, la de este año contempla también la financiación de cortometrajes, lo que supone, no sólo un impulso por la realización en Castilla y León de producciones en este formato cinematográfico, sino también de cara a potenciar la presencia de los jóvenes creadores, puesto que son los cortometrajes los que les permiten iniciar sus carreras profesionales.

En la convocatoria de 2017 fueron 44 los proyectos presentados, de los cuales resultaron beneficiarios 10. Estas subvenciones se suman a otro conjunto de iniciativas que impulsa la Consejería de Cultura y Turismo con el objetivo de que la Comunidad aproveche todas las oportunidades que ofrece un sector tan relevante como el de creación cinematográfica.

Así, desde la Film Commission de Castilla y León se asesora y ayuda a los interesados en realizar rodajes cinematográficos, en cualquier punto de la Comunidad. Asimismo, la Consejería mantiene una consolidada política de apoyo a festivales cinematográficos, entre los que se encuentran la Seminici, el Festival Nacional de Cortometrajes Ciudad de Ávila, el Festival de Cine de Astorga, el Festival Internacional de Cine de Ponferrada, la Muestra de Cine Internacional de Palencia, el Festival Internacional de Cortometrajes de Aguilar de Campoo, la Muestra de Cine Europeo Ciudad de Segovia, el Mercado 3D Wire, el Certamen de Cortos de Soria y la Semana de Cine de Medina del Campo. Otras iniciativas son el programa ‘Quercus’, de apoyo a los cortometrajes y el impulso a la actividad de la Filmoteca de Castilla y León como centro de referencia de la Comunidad.

Fra Molinero recupera la dura vida de la Ponferrada de los 50 en ‘De carbón y nieve’

El escritor ponferradino Eduardo Fra Molinero retrata en su última novela, ‘De carbón y nieve’, la dura vida de la Ponferrada de los años 50, la conocida ‘Ciudad del Dólar’, a través de la historia de supervivencia de Purificación Silva, una mujer berciana de origen humilde y gran belleza, que se abre camino en un país gris, plomizo, clasista y machista, y en una sociedad local de pequeña burguesía y nuevos ricos. La novela fue presentada este jueves en La Obrera de Ponferrada.

La novela de Fra toma el pulso a aquella época, en la que la vida era difícil para todos, pero podía llegar a ser terrible para una mujer como Puri, a la que la tragedia acecha en forma de violación temprana en el seno de una familia desguazada. La protagonista parece conocer desde niña, pastora en las montañas de Ancares, los secretos de la adaptación a un medio duro, hostil y despiadado.

Este entorno provinciano, sin el oxígeno de la libertad, la impulsa a emigrar a París, donde conoce la cárcel, el amor y el éxito, aunque en todo momento conserva intacta su pureza, “como una virgen de carbón y nieve inmolada en los altares de la hipocresía”, explicó el editor de la obra, Valentín Carrera. La novela, editada por Paradiso_Gutenberg y eBooksBierzo, rememora también escenarios de la Ponferrada de la época, como el hotel Roma, las Huertas del Sacramento, el Club de Tenis o el casino La Tertulia.

En cuanto al autor, nacido en Ponferrada en 1946, Fra es profesor de Literatura en Ferrol (La Coruña), donde reside desde 1974. Su trayectoria está formada por numerosas obras en las que se percibe cierto aliento autobiográfico y una presencia constante del Bierzo, como ‘El carnaval del filósofo’ o el libro de relatos ‘El merendero de la señora Oliva’. Como autor teatral bilingüe, ha publicado ‘Gurméndez en un café de Delft’, ‘Una historia de guerra’ y ‘El sainete del diputado’.