Tamman Azzam, el “Picasso” Sirio

Pedro González Sí, ya se que las obras de Arte de Tamman Azzam poco tienen que ver con el cubismo, ni con las formas del malagueño. También se que algunos son más dados reconocerlo como una especie de Goya de este tiempo, pero tanto monta; Picasso bebió de Goya y Goya a su vez de Velázquez… lo explicaré un poco más en profundidad.

Hace años, conocí a una professoressa italiana de Arte Contemporáneo. Durante sus lecciones hablaba de Picasso comparándolo con un cannibale, no por ningún tipo de parecido con el doctor Lecter, más bien por su capacidad de devorar la sustancia artística de otros iguales, la asimilación de estilos y formas y el genio de unir bajo sus piezas “trozos” de aquí y de allá. En definitiva, una bestia devoradora de arte que se empapaba de todo lo que llegaba hasta él.

Ilustración de Picasso./ Juanjo Sáez “El Arte: conversaciones imaginarias con mi madre

Así es Tamman Azzam. Un artista que se lleva lo mejor de otros grandes a sus obras en un intento de unir Oriente con Occidente; en un arrebato de canibalismo artístico que gira en torno a uno de los conflictos bélicos más lamentables de este nuevo siglo: La guerra de Siria.

Azzam nace en Damasco en 1980; años después estudiará en la Facultad de Bellas Artes de la capital donde se especializará en pintura al óleo. La historia de este joven estado se ha visto siempre inmersa en movimientos políticos sometidos la mayoría de las veces a los antojos de potencias europeas. La “Primavera Árabe” (2011), se acabará por convertir en la chispa que enciende el polvorín que durante años ha sido Siria estallando una guerra (la cual me niego a llamar civil) que hará que Tamman Azzam se vea obligado a abandonar su país.

El “Museo Sirio”

Como un Guernica, o como la colección de grabados “los Desastres de la Guerra” goyescos, Azzam, crea bajo el nombre de Museo Sirio, una serie de obras con un mismo hilo conductor: el desastre sirio.

La lejanía de su tierra y los horrores del conflicto obligan al artista a tratar el tema de la guerra utilizando unas formas bien distintas de la pintura al óleo en la que se había centrado su carrera. La fotografía se convierte en la ventana a través de la cual consigue tomar contacto con la realidad de su pueblo.

We Love You Mr. President./Tamman Azzam

La edición fotográfica es entre otras técnicas la nueva paleta que utilizará Tamman para pintar las verdades de su tiempo.

Por medio de agencias, fotógrafos o medios de comunicación, el artista recibe estos lienzos cargados de belicismo, en lo cuales se encargará de incluir su esencia particular, tomando prestados iconos del Arte Occidental.

Goya, Matisse, Klimt o Andy Warhol son algunos de los referentes artísticos que decide utilizar dentro de sus piezas. El objetivo: unir Oriente y Occidente a través de la guerra. Denominador común en la historia mundial, los conflictos bélicos siempre han sido fuente de inspiración para artistas de todas las épocas. En este caso, Azzam, se siente obligado a tomar posesión de modelos de reconocidos occidentales para que su obra alcance sentido fuera del marco sirio. Los fusilamientos de Goya, se transportan a las calles de una ciudad siria como reflejo de las incesantes atrocidades diarias derivadas de la guerra. El Elvis duplicado de Warhol o los sueños más extraños de Dalí también tienen cabida entre sus piezas.

La pintura mural, concretamente el graffiti también entra dentro de este Museo Sirio, pero la incapacidad de realizarlas en territorio hostil hace que se queden en bocetos o que se transporten a otras superficies para las que no fueron creadas.

La obra de Tamman, de este Picasso sirio, es uno más de los medios a través de los cuales este pueblo grita y pide auxilio. Mientras Azzam edita fotografías, yo escribo esta columna y ustedes la leen, un país se destruye ahogado por la sangre de los suyos. Ojalá las guerras dejen de servir de lamentable inspiración para los artistas de tiempos futuros.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *