Tag Archive for Pinochet

44 balas hace 44 años intentaron silenciar a Víctor Jara; lo hicieron eterno

Te recuerdo Amanda, la calle mojada… Te recuerdo Víctor Jara. Te recuerdan miles de personas mucho más allá de las fronteras de Chile. Te recuerda una humanidad. Te recuerdan porque hace 44 años una dura dictadura quiso quitarte tus armas: tu voz y tu guitarra. 44 balas que acabaron con la vida terrenal de Jara pero el sonido de los disparos nunca pudo silenciar tus versos.

El cantante del pueblo

Corría el año 1973. No hace demasiado cuando un golpe de estado encabezado por el general Augusto Pinochet derrocaba el gobierno de Salvador Allende. Aquello fue un 11 de septiembre.

Víctor Lidio Jara Martínez, poeta, cantautor, actor y director de teatro y profesor, se encontraba en la Universidad Técnica del Estado junto con otros compañeros. Allí fue detenido el mismo 11 de septiembre.

Jara se había convertido en una de las figuras más destacadas de lo que vino a llamarse la “Nueva Canción Chilena”. No era otra cosa que música que tomaba como origen el folclore chileno y cuyas letras tenían un importante componente social. No en vano, Víctor Jara mantenía claras ideas comunistas y éstas se reflejaban en sus canciones.

Para los esbirros del nuevo dictador en el cantante del pueblo confluían todas las actitudes que reprochaba Pinochet: educación, compromiso político y lucha incansable y pacífica contra los fascismos.

“Yo no canto por cantar ni por tener buena voz. Canto porque la guitarra tiene sentido y razón”. Reza la placa en su memoria que se puede encontrar en Barcelona. Resume la actitud y el estilo de vida que pretendía Jara.

“Somos cinco mil”

Una vez detenido junto con sus compañeros fue llevado al Estadio Chile (hoy llamado Estadio Víctor Jara). En esos días la cancha se convirtió en un campo de prisioneros políticos. El hacinamiento, la locura y la desesperación llevaron a Jara a escribir su último poema durante su encierro. “Somos cinco mil”.

Tras cuatro días detenido y torturado, el cantante del pueblo fue brutalmente acribillado por 44 balazos. 44, como si con uno sólo no bastase para acallar la voz chilena. 44 como los años que hace que una de tantas dictaduras se llevó por delante la vida de alguien que era mucho más que un cantautor.

A veces los intentos de esconder la memoria de otros sólo consiguen hacerla más grande. Ese es el caso de Víctor Jara: intentaron silenciarlo y lo hicieron eterno.

Somos cinco mil
en esta pequeña parte de la ciudad.
Somos cinco mil
¿Cuántos seremos en total
en las ciudades y en todo el país?
Solo aquí
diez mil manos siembran
y hacen andar las fábricas.
¡Cuánta humanidad
con hambre, frío, pánico, dolor,
presión moral, terror y locura!

 

El gobierno chileno admite que Neruda pudo haber sido asesinado por el régimen de Pinochet

ALEJANDRO GAMERO En febrero de 1973 Pablo Neruda renunció a su cargo de embajador por razones de salud. El poeta padecía desde hacía algún tiempo cáncer de próstata, aunque en un estado no demasiado avanzado. Cuando el 11 de septiembre se produjo el golpe militar y Allende se suicidó su salud se agravó de forma considerable. El día 19 fue trasladado de urgencia desde su casa de Isla Negra a la Clínica Santa María en Santiago, donde murió el 23 a las diez y media de la noche. Según la versión oficial la muerte de Neruda se produjo por causas naturales, como consecuencia de su enfermedad. Sin embargo, desde el primer momento parecía haber piezas que no encajaban, sospechas que fueron acalladas por el régimen de Pinochet.

   Y así fue hasta 2011, año en el que Manuel Araya Osorio, asistente del poeta desde noviembre de 1972 hasta su muerte, hizo unas declaraciones en el diario Clarín en las que aseguraba que Neruda habría sido asesinado en la clínica tras aplicársele una inyección letal. Aunque inicialmente la información fue desmentida por la Fundación Pablo Neruda, el Partido Comunista solicitó, el 6 de diciembre, la exhumación de los restos del Nobel de Literatura, para verificar si fue envenenado.

   En 2013 el juez Mario Carroza, al cargo de la investigación para esclarecer las circunstancias de la muerte del poeta, ordenó, tras 20 meses de interrogatorios y pericias, la exhumación del cuerpo de Neruda. En noviembre, Patricio Bustos, director del Servicio Médico Legal de Chile, confirmó que los resultados de los exámenes toxicológicos descartaban que Neruda hubiera sido envenenado y confirmaban la muerte natural como resultado del avanzado cáncer de próstata. Sin embargo, Rodolfo Reyes, sobrino del poeta, insistió en el asesinato como causa de la muerte y solicitó nuevas diligencias.

   En marzo de 2015 un informe realizado a petición de la Corte de Apelaciones de Santiago concluyó que era muy probable que el poeta hubiera muerto como consecuencia de una inyección recibida. «Resulta claramente posible y altamente probable la intervención de terceros», dice el texto, recientemente difundido por El País. Como consecuencia, el Ministerio del Interior chileno ha elaborado un comunicado en el que confirma el documento y admite, por primera vez, la posibilidad de que Neruda hubiera sido asesinado.

   Además de un grandísimo poeta Neruda era conocido por su militancia política en la izquierda, por su labor como diplomático y por su amistad con Allende. La mañana siguiente a su muerte el poeta tenía previsto viajar a México, donde posiblemente planeaba encabezar un Gobierno en el exilio para denunciar la actuación del general Pinochet, que había dado el golpe de Estado. Así, con su asesinato, se eliminaba el problema que podría haber supuesto una voz influyente a nivel internacional como la de Neruda en contra de la dictadura.