Archive for Juguetes

‘Los Cazafantasmas’ la primera licencia de película de Playmobil

Ya están aquí. A la venta por fin la nueva serie de la marca alemana Playmobil inspirada en las películas de “Los Cazafantasmas”. Exceptuando algunas licencias conseguidas de manera excepcional y para figuras aisladas, los jugueteros de Zindorf habían estado hasta el momento “disfrazando” muchas de sus figuras sin hacer mención a ninguna marca. Por ahí tenemos a su propia Blancanieves, Maléfica, Elvis, Jack Sparrow… pero al fin se han hecho con su primera colaboración de licencia de película. Playmobil y Sony Pictures Consumer Productus juntos bajo la marca de “Los Cazafantasmas”.

Diversión paranormal

La introducción de estos nuevos productos une dos clásicos, Playmobil y Cazafantasmas, ambos conocidos por sus continuas apariciones durante décadas. Más de 30 años después del lanzamiento de su primera película, el equipo de parapsicólogos, se enfrenta a los fantasmas con su moderno equipo y su eterno humor, que sigue siendo popular entre sus primeros fans y permitirá atraer a una comunidad cada vez mayor de nuevos y jóvenes aficionados, por lo que es un complemento perfecto para Playmobil.

Producido por uno de los fabricantes de juguetes líder en Europa desde hace más de 40 años, los juguetes alemanes son queridos y respetados tanto por los niños como por los padres. Comprendiendo la importancia del papel creativo en el juego, la marca presta gran atención al detalle y crea juguetes divertidos que despiertan la imaginación de los niños de todo el mundo.


A principios de verano de 2017, los Cazafantasmas de Playmobil han salido a salvar “el mundo en miniatura”. La línea de juguetes traerá a los icónicos Cazafantasmas a nuestras casas, permitiendo a los niños que puedan crear sus propias historias protagonizadas por sus personajes favoritos. No importa que extraños sucesos ocurran, ya sea en el vecindario o en el Castillo de los Caballeros, ¡el valiente equipo está listo para hacer frente a cualquier espíritu sobrenatural que se ponga en su camino!

Seis referencias con todo detalle

No se echa en falta nada de aquellas míticas entregas de los cazadores de espíritus. Sus monos marrones con el símbolo de su empresa, el avanzado equipo de trabajo, la caracterización de los personajes… y por supuesto el ECTO-1, el mítico coche de los Gostbusters.

Entre los divertidos fantasmas destaca sobre todo el espectacular “Marshmallow Man” gigante que creaba el caos por las calles.

Toda una demostración de buen hacer que mezcla la frescura de las nuevas figuras de Playmobil con lo más clásico y divertido del cine. Seis cajas imprescindibles para cualquier amante de estos pequeños juguetes, para cualquier niño y como no, para los coleccionistas que seguro se harán con estas seis referencias que darán mucho que hablar. Y mucho que vender en las jugueterías. Ármense de valor y buen humor porque los Cazafantasmas de Playmobil ya son una realidad.

 

‘Spinner’ el nuevo juguete de moda

Estoy seguro que los han visto. Aunque el nombre no les suene, esos cacharritos giratorios que dejan embobados a cualquiera están por todas partes. Es la nueva moda entre los más pequeños; las canicas, la peonza, los tazos, los tamagochis… y ahora el spinner.

Peor el remedio que la enfermedad

Se cuenta que el Spinner lo desarrolló Catherine Hettinger, ingeniera química, como un medio para estimular sus músculos afectados de miastenia gravis. Lo patentó en 1993 perdiendo la misma en 2005 por no poder hacer frente a los gastos derivados del registro del invento.

Hoy en día, aquella patente perdida está generando millones de ventas en todo el mundo, y es que esta peonza de mano está completamente de moda. Los puedes encontrar en cualquier juguetería, bazar… de infinidad de formas, colores pero todos mantienen la misma esencia y mecánica. Un juego de rodamientos que giran sobre el dedo, la nariz, la mano… Sí, sólo da vueltas nada más. En esa simpleza está el secreto.

 

Como las llamas de la chimenea o el programa más amarillento de televisión, el spinner es capaz de dejar embobados a los niños (y no tan niños) simplemente observando como da una y mil vueltas.

Parece que engancha, de tal manera que no son pocos los profesores que se han visto obligados a prohibir su uso en las aulas. Lógico. No se pueden permitir distracciones. Aunque hay quienes ven en este juguete una herramienta para ayudar a la concentración. Y a la relajación. No hay nada probado por supuesto, pero algunos países ya lo están utilizando para tratar trastornos como el déficit de atención, la ansiedad, el estrés…

¿Relajarse o perder el tiempo?

No vean esto como un ataque al juguete, pues su función que es la de entretener la cumple. Pero ¿no será mejor que los pequeños se aburran con cosas un poco más productivas?

Me explico. Es posible que el spinner relaje, y de seguro que entretiene, pero a costa de nada. Creo que es más estimulante relajarse tumbado mirando a las nubes; al menos es más creativo y tu mente está en funcionamiento. No digo que no sea efectivo en los casos de trastornos como los que he citado, pero no todos los niños tienen hiperactividad o estrés…

Un juguete que se disfruta en solitario, que apenas requiere esfuerzo físico y ni mucho menos mental. Que no aporta absolutamente nada. Que sólo hace que el tiempo pase con cada vuelta y poco más. Nos quejábamos de la tecnología en los más pequeños, pero en esta nueva y más rudimentaria moda también hay un componente que no está libre de pecado.

No se qué prefiero, un teléfono móvil o un cacharrito de estos… llámenme nostálgico pero me quedo con la peonza, que también daba vueltas, y alguna que otra partí jugando con los compañeros en el recreo. Ay, spinner…