Bob Dylan, el poeta que renovó la música americana

No por esperada ha dejado de causar sorpresa, e incluso polémica, la concesión del premio Nobel de Literatura a Bob Dylan (Duluth, 1941). Las redes sociales ardían en comentarios a favor y en contra. El motivo esgrimido por la Academia Sueca es “por haber creado una nueva expresión poética dentro de la gran tradición americana de la canción”.

Lo cierto es que la obra de este cantautor sobrepasa con holgura las lindes de la música popular. Con el único acompañamiento de una guitarra, una armónica y unas cuerdas vocales bastante limitadas se convirtió a principios de los sesenta en la voz de una generación. Millones de jóvenes se vieron reflejados en las palabras de aquel personaje menudo y de aspecto frágil, que sacaba sus argumentos de los periódicos, de sus romances y de la Biblia. Después renegó de esta condición de portavoz, y se acompañó una banda de rock & roll. Pero su poesía no perdió fuerza. Siguió componiendo canciones enormes que fueron versionadas por músicos de todo el mundo, sabedores de que su cancionero es el más importante del siglo XX.

Inmenso legado

Ha publicado 36 álbumes de estudio y diez en directo. No todos son obras maestras, pero el cómputo general es más propio de un superhéroe. Cada lanzamiento de sus “Bootleg Series”, recuperaciones de grabaciones perdidas, es un acontecimiento musical de primera magnitud. Solo ha publicado dos libros, el irregular “Tarántula” (1971), monólogo interior de escritura irreflexiva escrito entre 1965 y 1966; y el magnífico “Crónicas. Volumen 1” (2004), una autobiografía escrita con gran maestría. Además, las recopilaciones de las letras de sus canciones tienen vida propia más allá de la música que las envuelve.

Posee doce premios Grammy y seis Grammy Hall of Fame, un Oscar a la mejor canción en 2000, el Premio Príncipe de Asturias de las Letras en 2007, un Pulitzer en 2008, y pertenece desde 1990 a la Orden de las Artes y las Letras francesa. Ahora el Nobel. Como alguien comentaba en Twitter, solo falta que le den el Balón de Oro.

Fuente: ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *