62 Seminci: talento sin industria

Tres documentales, un falso documental y dos ficciones integran este año la heterogénea oferta que la Semana Internacional de Cine de Valladolid ha preparado para conformar la sección Castilla y León en Largo de la 62ª edición del festival, que arranca mañana sábado. Las seis películas, relacionadas directamente con la Comunidad por los orígenes de sus creadores, son una buena muestra del talento audiovisual que atesora la autonomía, pese a la inexistencia de una industria consolidada según exponen los creadores. ‘Al otro lado del muro’, de Pau Ortiz; ‘Análisis de sangre azul’, de Blanca Torres y Gabriel Velázquez; ‘Cortos infinitos’, de Ana Cea; ‘Europa’, de Miguel Ángel Pérez Blanco; ‘Gigantes descalzos’, de Álvaro Priante e Iván Roiz; y ‘The Maus’, de Yayo Herrero, son las películas de la sección este año.

La encargada de abrir el telón mañana a las 20.00 horas en el LAVA será ‘Análisis de sangre azul’, del salmantino Gabriel Velázquez y la zaragozana Blanca Torres. Se trata de un falso documental sobre un aristócrata inglés que sufrió un accidente a comienzos del sigo pasado y despertó en un sanatorio mental perdido en los Pirineos. Velázquez califica el film en declaraciones a Ical como “un artefacto visual, entre una joya y un ovni”, que considera que es “una película llena de belleza y de cine en estado puro”, además de “un estudio antropológico y etnográfico de un valle perdido entre las montañas”. “Blanca, codirectora y coguionista, creció en los Pirineos y quería contar una historia sobre sus montañas. La psiquiatría nos apasiona a los dos desde hace mucho tiempo y así empezó a germinar la historia, cinco años atrás”, resume sobre la gestación del proyecto.

El domingo 22, en la misma sala y a partir de las 20.30 horas, será el turno de ‘Europa’, debut en el largometraje del cineasta zamorano Miguel Ángel Pérez Blanco. Según explica, ha trabajado los últimos tres años en el film, sin contar con un argumento definido de inicio: “Como no soy escritor trabajo con imágenes y sonidos hasta que consigo que se asocien y encuentren su propia arquitectura de manera natural, como si se tratase de una pintura a lo largo del tiempo. Mi trabajo consiste en dialogar con la realidad para llegar a cierto grado de abstracción que permita a la película alcanzar una verdad en términos estéticos”, reflexiona antes de considerarse “un cineasta de ideas, más que de argumentos”. “Mi sueño es construir una película que sea como un rizoma de sensaciones como las sesiones en directo de música techno”, apunta.

El martes 24 se proyectarán sucesivamente, también en el LAVA, ‘Gigantes descalzos’ y ‘Al otro lado del muro’. La primera de ellas es un documental sobre un grupo de niños indígenas mexicanos que tienen un equipo de baloncesto con el que combaten la marginación y el aislamiento. Álvaro Priante, codirector del film junto a Iván Roiz, señala que conoció la historia de estos chicos y chicas a través de un programa radiofónico, y que “desde el primer momento” fueron conscientes del “potencial narrativo de la vida de los niños triquis y del proyecto del Profe Sergio”. “Tanto fue así que apenas cuatro meses después de escuchar por primera vez al Profe, estábamos metidos en un avión camino de Oaxaca, México”, para el rodaje, apunta recordando que toda su familia paterna es de origen vallisoletano y la materna procede de Palencia.

Respecto ‘Al otro lado del muro’, es su productora y directora de fotografía, María Nova López, quien vincula el proyecto con la Comunidad, al haber nacido en Palencia. Ella explica que el documental surgió cuando el director, Pau Ortiz, se encontraba en México trabajando con una ONG que ayuda a mujeres encarceladas con sus casos legales. “Allí conoció la historia de la madre de la familia protagonista, y le sorprendió ver en ella un optimismo y una fuerza especial para seguir adelante a pesar de la situación tan dura en la que se encontraba. Cuando más tarde conoció a sus hijos Alejandro y Rocío (los protagonistas del documental) se dio cuenta de que habían heredado esa fuerza de su madre porque a pesar de encontrarse en una situación muy difícil no perdían el buen humor. Descubrimos en ellos una actitud, unos valores y un carisma que nos movieron a querer contar su historia”, detalla.

Ya el viernes 26, las proyecciones se trasladan a la sala 10 de los Cines Broadway, donde podrá contemplarse ‘Cortos infinitos’, de la vallisoletana Ana Cea. El documental partió de su tesis doctoral, donde analizaba la representación de los social en el cortometraje de ficción español tomando el ejemplo concreto de la Semana de Cine de Medina del Campo. “La película pretende seguir defendiendo y apoyando el cortometraje, homenajear a todas aquellas personas que forman parte de ese universo en nuestro país, así como intentar que el público que desconoce el mundo del corto pueda descubrirlo”, explica la cineasta.

Y las proyecciones de la sección concluirán el mismo día de la clausura, el sábado 28, con el pase de ‘The Maus’, del zamorano Yayo Herrero, tras su reciente estreno mundial en la competición del Festival de Sitges. El film, explica su director, desarrolla el personaje femenino de su cortometraje ‘Picnic’, ganador de la Biznaga de Plata en el Festival de Málaga en 2011 y seleccionado en festivales internacionales como el de Tribeca. “La película habla sobre los tiempos violentos que vivimos en Europa, pasados, presentes y futuros”, desgrana el realizador.

El sector en Castilla y León

Cuestionados sobre la situación del sector en Castilla y León, Gabriel Velázquez cita a Golpes Bajos para asegurar que corren “malos tiempos para la lírica” y apunta que “la cosa está difícil”, pese a que considera que “Castilla y León apuesta por nuestros valores”. María Nova López lamenta tener la sensación de que “la industria del cine en Castilla y León es inexistente”, y considera que “puede que se lleven a cabo rodajes en la Comunidad, pero son producciones de fuera de la autonomía, con equipo y financiación de fuera”. “Creo que hay mucho talento pero el hecho de que no haya una buena escuela de cine ni una industria bien establecida hace que los que nos queremos dedicar a esto tengamos que salir fuera”, detalla, aunque afirma que esa situación no es exclusiva de su tierra natal, sino que es extensible al resto de regiones, ya que “la industria del cine y el audiovisual en España está muy centralizada en Madrid y en Barcelona”.

Para Miguel Ángel Pérez Blanco, “la situación del audiovisual en Castilla y León es complicada”, pero no más que lo pueda ser para “otros sectores u oficios”. “No somos especiales. Tengo amigos que son músicos y sufren, y sin embargo, solo cogen el micrófono para hacer su trabajo lo mejor posible”, explica antes de argumentar que “un cineasta que se queja es un mal cineasta” y concluir con autocrítica: “Tenemos que reinventarnos constantemente para evitar detenernos y avanzar”.

Para Álvaro Priante, “el audiovisual y el cine en concreto están justo ahora saliendo de una de las mayores crisis de su historia a nivel nacional”, algo que achaca a “la falta de público en las salas, sobre todo con las películas españolas”. “Si a eso le sumamos la bajada de las subvenciones a la cultura en general y al cine en particular, el IVA, etcétera, nos encontramos ante un panorama en el que la única esperanza la forman las plataformas de internet y las producciones de series que tanto han enganchado en el público joven y con mayor potencial a nivel industrial”, esgrime.

Por su parte, Ana Cea considera que la situación en Castilla y León “ha mejorado gracias a iniciativas que han ido surgiendo estos últimos años como ayudas, el programa Quercus o la creación de la Plataforma Audiovisual”, si bien reclama que es preciso “ser más exigentes e ir construyendo nuevas vías o mejorando las que ya existen”. “No existe una industria como tal (falta de medios, laboratorios, estudios…), y es obvio que todo se centraliza en Madrid, pero deberíamos pensar en el espectador y en la creación de nuevos espectadores desde la formación. Es imprescindible que el cine esté en las aulas”, concluye.

El festival

Por su parte, Yayo Herrero considera que “siempre es complicado” salir adelante en un sector como éste, si bien reconoce que “con el apoyo de festivales como la Seminci resulta más fácil”. En ese sentido, considera “un privilegio” formar parte nuevamente de la programación del certamen, un festival que le “encanta” y donde se ha alzado en dos ocasiones (2010 y 2014, por ‘Picnic’ y ‘Safari’) con el premio al mejor cortometraje de la sección Castilla y León en Corto.

Veterano como él en el certamen es Pérez Blanco, que se alzó con idéntico premio en 2013 con ‘Los dinosaurios ya no viven aquí’, y que considera la Smeinci como un festival “muy importante” en su trayectoria. “La primera película que rodé después de mis estudios en la ECAM se estrenó en Seminci y ganó Castilla y León en Corto. Cuatro años más tarde vuelvo para presentar mi primer largometraje y como jurado de esta misma sección. Ha pasado una vida, he evolucionado y me hace muy feliz que Seminci forme parte de este momento tan importante para mí”, detalla.

Gabriel Velázquez, por su parte, explica que “la Seminci es un festival con el que soñaba antes incluso de empezar a hacer cine”. “Por suerte mis películas ya han estado en distintas secciones del festival, además de ganar premios en la Berlinale y San Sebastián, o Toulouse recientemente. Siempre es un privilegio estar en su programación”, resume.

Los directores de ‘Análisis de sangre azul’, Blanca Torres y Gabriel Velázquez, participan en la Sección Castilla y León en Largo, de la Seminci 2017

Ana Cea asegura estar “agradecida” al festival por una selección que “es importante para el proyecto y para el equipo”, mientras que María Nova López considera “un gran honor” formar parte de la Seminci, “debido a la tradición y calidad de las películas que formar parte de este festival”. “Con iniciativas como la sección Castilla y León en Largo se ayuda a dar visibilidad a la gente de la Comunidad que hacemos cine, promoviendo así a mejorar la situación del sector”, valora.

En ese sentido, Álvaro Priante subraya que la selección en Valladolid “ha sido la mejor noticia de las muchas buenas noticias” que les ha dado la película “desde su estreno hace nueve meses”. “Seminci es un festival referencia no sólo a nivel nacional, sino internacional, y para mí personalmente supone un evento excepcional ya que me va otorgar la oportunidad de invitar a la proyección a mi familia y, especialmente a mi abuela, que vive a apenas unos metros del LAVA”, concluye.

Foto de portada: El director de ‘The Maus’, Yayo Herrero, participa en la Sección Castilla y León en Largo, de la Seminci 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *